|
|
|
|
|




Regresar




OMS/2017.

La Tuberculosis y el panorama universal

Mal del rey, peste blanca o plaga blanca, así se ha conocido a la tuberculosis a través de la historia. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la define como una enfermedad infecciosa que suele afectar a los pulmones, o cualquier órgano del cuerpo hasta causar la muerte si no se trata a tiempo. Es causada por una bacteria llamada Mycobacterium.

La enfermedad es una de las 10 principales causas de mortalidad en el mundo, alrededor del 87% de nuevos casos de tuberculosis se registraron en los 30 países considerados de alta carga de morbilidad por esta enfermedad, seis de ellos acaparan el 60% de los nuevos casos de tuberculosis: la India, Indonesia, China, Nigeria, el Pakistán y Sudáfrica.

Se estima que en 2015 enfermaron de tuberculosis un millón de niños y 170 000 niños murieron debido a esta causa (sin incluir los niños con VIH). En África aproximadamente un 35% de las muertes registradas en personas con VIH-positivo se debieron a la tuberculosis y se registró 1.2 millones de nuevos casos de tuberculosis en personas con VIH-positivas.


Síntomas y diagnóstico

Los síntomas comunes de la tuberculosis pulmonar activa son tos productiva (a veces con sangre en el esputo), dolores torácicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos.

Son muchos los países que siguen dependiendo para diagnosticar la tuberculosis de la baciloscopia de esputo, una prueba que viene utilizándose desde hace mucho tiempo. Este método consiste en el examen microscópico de muestras de esputo por técnicos de laboratorio para detectar la presencia de la bacteria de la tuberculosis. Sin embargo, la microscopía solo detecta la mitad de los casos de tuberculosis y es incapaz de determinar si hay farmacorresistencia.

El diagnóstico de la tuberculosis multirresistente y la tuberculosis ultrarresistente, así como el de la tuberculosis asociada al VIH, puede ser complejo y caro.

La OMS ha recomendado en 2016 cuatro nuevas pruebas diagnósticas: una prueba molecular rápida para la detección de la tuberculosis en centros de salud periféricos en los que no es posible emplear la prueba rápida Xpert MTB/RIF, y tres pruebas para detectar la resistencia a fármacos antituberculosos de primera y segunda línea.

En los niños es particularmente difícil diagnosticar esta enfermedad, y la prueba Xpert MTB/RIF es por ahora el único método generalmente disponible para el diagnóstico de la tuberculosis pediátrica.

En 2015 una tercera parte, como mínimo, de la población mundial de personas con VIH estaba infectada también por el bacilo tuberculoso. Las personas con VIH tienen entre 20 y 30 veces más probabilidades de desarrollar tuberculosis activa que las VIH-negativas.


El papel de las instituciones de salud en la prevención de la TB

Acabar para 2030 con la epidemia de tuberculosis es una de las metas relacionadas con la salud incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en fecha reciente. La OMS ha dado otro paso más, estableciendo para 2035 la meta de reducir las tasas de mortalidad e incidencia en un 95% y un 90%, respectivamente, para situarlas en niveles similares a los actualmente imperantes en los países con baja incidencia de tuberculosis.

La OMS desempeña seis funciones básicas con respecto a la tuberculosis:

1. Asumir el liderazgo mundial en asuntos de importancia decisiva con relación a la tuberculosis.

2. Elaborar políticas, estrategias y patrones con bases científicas para la prevención, atención y control de la enfermedad, y seguir de cerca su aplicación.

3. Prestar apoyo técnico a los Estados Miembros, ser agente catalizador del cambio y crear una capacidad sostenible.

4. Vigilar la situación mundial de la tuberculosis y cuantificar los progresos realizados en la atención, el control y la financiación.

5. Preparar el programa de investigaciones sobre la tuberculosis y estimular la producción, la traducción y la divulgación de conocimientos valiosos.

6. Facilitar la forja de alianzas contra la tuberculosis y participar en ellas.

Así mismo se pide a los gobiernos que adapten la estrategia y la pongan en práctica, aportando la financiación necesaria y un compromiso de alto nivel.

Se pone especial atención en el servicio a las poblaciones más vulnerables a la infección y con mal acceso a la atención sanitaria, como los migrantes. La estrategia y la resolución destacan la necesidad de implicar a los asociados de diferentes sectores, además del sector de la salud, tales como los de la protección social, el trabajo, la inmigración y la justicia, así como colaboración de las instituciones de salud pública y privada para la enseñanza, investigación y la transferencia de tecnología al sector salud para cambiar drásticamente la atención de esta enfermedad.

La estrategia Alto a la Tuberculosis de la OMS, adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2014, ofrece a los países un modelo para poner fin a la epidemia de tuberculosis, reduciendo la mortalidad y la incidencia de esta enfermedad y eliminando los costos catastróficos conexos. Este instrumento incluye una serie de metas de impacto a nivel mundial que, por un lado, prevén reducir las muertes por tuberculosis en un 90% y los nuevos casos en un 80% entre 2015 y 2030, y por otro lado, evitar que ninguna familia tenga que hacer frente a costos catastróficos debidos a esta enfermedad.

Acabar para 2030 con la epidemia de tuberculosis es una de las metas relacionadas con la salud incluida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en fecha reciente. La OMS ha dado otro paso más, estableciendo para 2035 la meta de reducir las tasas de mortalidad e incidencia en un 95% y un 90%, respectivamente, para situarlas en niveles similares a los actualmente imperantes en los países con baja incidencia de tuberculosis.

La estrategia de la OMS descansa sobre tres pilares estratégicos que se deben poner en práctica para acabar eficazmente con la epidemia:

Pilar 1: atención y prevención integradas y centradas en el paciente;

Pilar 2: políticas audaces y sistemas de apoyo;

Pilar 3: intensificación de la investigación y la innovación.



Referencias bibliográficas

 Organización Mundial de la Salud (OMS). http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs104/es/

 Organización Panamericana de la Salud (OPS)
http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_topics&view=article&id=59&Itemid=40776&lang=es